A través de la Fundación América Solidaria jóvenes talentos de Colombia representantes de 4 territorios productores de Cacao, Café, Lulo, Guayaba, Naranja y Banana visitaron el Centro de Desarrollo Tecnológico Agroindustrial (CDTA) de la Facultad de Ingeniería Agrícola.

Los jóvenes, que llevan 3 meses en Chile y estarán aquí hasta la primera semana de noviembre, se encuentran en el país adquiriendo tanto habilidades blandas como duras para fortalecer su trabajo en Colombia.

En la visita realizada al CDTA iniciaron el proceso de aprendizaje de habilidades técnico profesionales como lo explica el Director del Centro de Desarrollo Tecnológico Agroindustrial, Rudi Radrigán: “Tanto los jóvenes como la Fundación América Solidaria, consideraron que venir a la Universidad de Concepción sería un buen aporte para ellos, por eso, han trabajado con el Centro de Extensionismo y en el CDTA, en este último, a través de lo que es procesamiento y desarrollo de creación de valor para productos naturales” y agrega “Aquí se les ha mostrado que con pocos recursos uno puede hacer muchas cosas, es decir, no es necesaria una planta industrial o de última tecnología para hacer desarrollo de producto, por lo tanto, ellos están viendo que con lo que tienen allá es suficiente para tener un avance; una creación de valor significativa en sus productos”.

La experiencia

Respecto a lo vivido en Chile y en el CDTA, Andrés Bernán de 28 años, agricultor y representante legal de una organización que se dedica a la producción y comercialización de cacao, explicó: “Fue una experiencia muy interesante donde nos han demostrado todos los procesos que van desde la parte de campo hasta la agroindustria, que son muy importantes. Hemos conocido y aprendido todas las metodologías que se usan a diferencia de la realidad que vivimos nosotros en nuestro país. Acá, por ejemplo, han aprendido a aprovechar todo desde que se siembra hasta que se hace la producción, no se desperdicia nada. Entonces, lo que aprendemos es como analizar, incluir nuevas ideas, cómo podemos no desperdiciar los residuos que producen nuestros productos y con ello mejorar la calidad de nuestra agroindustria y nuestros productos”.

Andrés comenta además, que el trabajo agrícola que realizan ellos se limita a la producción de la materia prima, pero no abordan la generación de nuevos productos: “Nosotros simplemente somos una organización que nos dedicamos a la comercialización del cacao en bruto, no le hacemos transformación, por eso las máquinas de procesos que tienen acá en la Universidad son muy interesantes, porque son las máquinas que se necesitan para darle un valor agregado al cacao y poder hacer licor, chocolatina o cualquier otro subproducto que, como todos sabemos, es donde está gran parte de las ganancias del producto”.

Pero, aunque los procesos agroindustriales llamaron la atención de Andrés de manera muy positiva, también reconoció aspectos débiles de la agricultura chilena, especialmente desde el punto de vista de la asociatividad: “En Colombia es muy bueno el sistema de asociatividad, sin embargo hace falta el apoyo institucional pero en Chile, todas las organizaciones son sinónimo de lucro y son mucho más personales, no son comunitarias, no son tan abiertas. Allá hay organizaciones que por ejemplo tienen 200 o 500 productores; la más pequeña tiene 50, mientras que aquí, las más grandes que hemos visto asocian a 35 productores”.

¿Cómo siguen?

Al terminar su recorrido, los jóvenes se reunirán con un grupo de chilenos que actualmente está en Colombia adquiriendo conocimientos y compartirán sus experiencias para luego mantener apoyo por parte de un experto colombiano y uno chileno que guiarán sus innovaciones durante un año y medio. En el caso del experto chileno, este será Rudi Radrigán, quien conoce el territorio y ha trabajado con los productos generados por los jóvenes.