FIA UdeC promueve innovación social entre sus alumnos



En el marco de la celebración del día del Ingeniero en Alimentos y el día del Ingeniero Agroindustrial, la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción (FIA UdeC) realizó el seminario “Innovación social para la agroindustria”, a la que asistieron estudiantes de dichas carreras, así como también de otras casas de estudios superiores de la región.

La actividad fue encabezada por el director general del campus Chillán de la UdeC, Pedro Rojas; el decano de FIA UdeC, José Luis Arumí; y por la jefa de las carreras de Ingeniería en Alimentos e Ingeniería Agroindustrial, Margarita Ocampo.

La jornada contó con la presentación de la académica de la Facultad y directora de la Unidad de Innovación y Gestión de Proyectos del campus Chillán, Claudia Tramón, quien expuso sobre el proyecto “Formando Innovadores”, el cual dirige, y que fue adjudicado por la UdeC en el marco del Concurso FIC Regional del Gobierno Regional del Bío Bío.

Asimismo, Michael Zaldua, del CFT Lota, presentó “Innovación social para la formación de capital humano”; Noelia Carrasco, profesora asociada de la Facultad de Ciencias Sociales de la UdeC, abordó “Diálogo de saberes: innovación social en extensionismo”; y Camilo Garrido, coordinador de emprendimiento y multiplicador B, de Social B, expuso “Sistema B y los objetivos de desarrollo sostenible”.

El seminario concluyó con una mesa redonda integrada por Rudi Radrigán, director del Centro de Desarrollo Tecnológico Agroindustrial (CDTA), y por José Antonio Carrasco, director del Centro de Extensionismo Tecnológico en Manufactura (CETMA), quienes desde la mirada del extensionismo analizaron posibles necesidades sociales.

“Los estudiantes van a salir a trabajar en el mundo real, a generar soluciones tecnológicas, a producir empleo y esperamos que a contribuir al desarrollo del país, por lo tanto, un ingeniero que sale a trabajar tiene que tener potencial de innovar, hay miles de formas de innovar, entonces, él tiene que estar con los ojos abiertos para saber de qué forma innovar, porque ésa es la función de los profesionales que estamos creando”, expresó Arumí.

Por su parte, Pedro Rojas hizo hincapié en las dos perspectivas de la innovación: “desde el punto de vista tecnológico, para responder a algunas necesidades que requiera la ciudadanía, y además, la innovación que va asociada al pensamiento crítico que deben desarrollar las personas que pueden ayudar a que estas tecnologías puedan ser bien utilizadas y aplicadas en nuestra población”.

 

COMPETENCIAS PARA INNOVAR

En tanto, Claudia Tramón planteó que “el objetivo es crear valor diferente para nuestros estudiantes. La orientación al servicio público, que es el sello distintivo de nuestra universidad, queremos plasmarla en el desarrollo de competencias de innovación social; lo que sentimos como responsabilidad social, lo llevamos como competencia a la formación de nuestros profesionales en la forma de la innovación social”.

La académica detalló que “hemos propuesto cinco macrocompetencias, como aquellas que conforman el perfil de lo que nosotros creemos que el innovador social podría ser en nuestro territorio, de acuerdo con nuestra experiencia en el sector empresarial, en el sector público y en organizaciones de la sociedad civil, competencias que nosotros vemos que podrían tener un impacto para realizar innovaciones sociales transformativas”.

Tramón postuló que “Ñuble tiene más de un 30% de ruralidad, altas tasas de pobreza y sueldos promedio de muy bajo valor, pero ¿por qué ocurre eso si nosotros tenemos en la zona profesionales técnicamente muy bien formados? Ocurre que nuestros profesionales no están llegando a crear el valor en el segmento silvoagropecuario, que es el que nos convoca. Nosotros vemos que hay una desconexión entre la baja productividad y competitividad de ciertos sectores, y la existencia de profesionales técnicamente muy calificados. Falta trabajo en la creación de valor que es lo que nosotros llamamos innovación social”.

En ese sentido, la profesional explicó que el proyecto que dirige pretende ir abarcando progresivamente mayores segmentos. “Partimos ahora por el campus Chillán de la U. de Concepción, que es donde están las carreras relacionadas con el trabajo agropecuario, sin embargo, después vienen otras carreras. Y además, no sólo de la Universidad de Concepción”.

“Estamos trabajando en la estructura de ramos complementarios y electivos, por el momento tenemos un taller de creatividad, y además estamos patrocinando el Desafío High Tech, que es un concurso de innovación abierta donde además se realizan talleres de competencias específicas de innovación. Tenemos asignaturas programadas que apuntan al pensamiento crítico, al trabajo con distintos segmentos de clientes o el desarrollo de modelos de negocio”, contó Tramón, quien planteó que como equipo aspiran a levantar una asignatura o taller, de carácter piloto, “y luego eso puede ser transferido a la estructura del modelo universitario”.