Decano de Ingeniería Agrícola UdeC integra equipo multidisciplinario para mejorar la gestión hídrica en predios de Magallanes



“Evaluación del balance hídrico de vegas, una estrategia para mejorar la gestión hídrica a nivel predial y aumentar la resiliencia al cambio climático”, se denomina el proyecto de investigación en el que ha comenzado a trabajar el Decano de la Facultad de Ingeniería Agrícola, Dr. José Luis Arumí.

Como parte de un equipo multidisciplinario que componen profesionales de diversas entidades liderados por Jorge Ivelic, investigador de INIA Kampenaike, quien presentó este proyecto al Gobierno Regional de Magallanes, representantes de otros centros del INIA Quilamapu y el académico José Dörner de la Universidad  Austral, son los encargados de trabajar en entender el funcionamiento de los ecosistemas patagónicos, asociado a la productividad.

“Para Magallanes es importantísima la actividad productiva ganadera. Ellos tienen un patrón productivo basado en la ganadería extensiva eso significa que aprovechan una gran superficie de estancias,  que en promedio tiene   diez mil hectáreas, que es otra escala si consideramos que un campo promedio en la zona Centro Sur tiene cerca de 200 hectáreas. El tamaño de las estancias magallánicas les permite hacer una ganadería extensiva, que se caracteriza por hacer una práctica de manejo de animales movilizándolos por áreas, mientras se alimentan en una zona, en otras áreas se va regenerando la pradera, entonces se mueven los animales de un  sector a otro para permitir este proceso de regeneración de alimentos para los animales. Las vegas son zonas húmedas donde se produce una mejor pradera y por lo tanto son más productivas, pero también son ecosistemas que deben ser protegidos”, precisó el Dr. José Luis Arumí.

El experto en recursos hídricos explicó que el proyecto se generó a partir de la necesidad de proteger estas vegas o humedales para permitir una mejor producción ganadera. “En el siglo pasado se cometieron grandes errores, porque en algún minuto se hicieron proyectos de drenaje en la Patagonia, sin tener claro el manejo del suelo y esos proyectos de drenaje deterioraron irremediablemente los sistemas de vegas, tanto así que estas quedaron fuera de capacidad productiva. Entonces estos son ecosistemas que requieren ser manejados adecuadamente, se requiere tener un mejor conocimiento  del balance hídrico y del funcionamiento del ecosistema para tener una ganadería que se adapte al sistema del siglo 21, es decir, más sustentables, con trazabilidad, con mejorar calidad del producto final, que en este cado es la carne”, indicó el profesional, apuntando a que se necesita de un enfoque sistémico para manejar los humedales, nichos de diversidad biológica y fuentes de agua, que son esenciales para las personas, animales y aves.

“Las vegas son sectores productivos, porque la materia orgánica que los compone es más rica en nutrientes. Estas áreas deben ser manejadas porque por un lado permiten mantener la ganadería y por otro lado son ecosistemas, y debe existir un manejo para mantener la producción”.

Finalmente manifestó que la primera tarea será implementar un sistema de monitoreo. “El trabajo principal fue definir el área de estudio y ahora vamos a generar información, o sea hacer un levantamiento topográfico utilizando drones, vamos a establecer la cuenca portante  y de ahí definir los sistemas de monitoreo, porque en el fondo debemos ir tomando datos”.