Reflexión acerca de alimentación y salud para las regiones Biobío y Ñuble



La Facultad de Ingeniería Agrícola forma parte del Centro de Vida Saludable de la Universidad de Concepción.

Esta es un tema que nos preocupa y nos ocupa permanentemente, por lo que compartimos con ustedes la columna de opinión de la Directora del Centro de Vida Saludable, Natalia Ulloa.

Reflexión acerca de alimentación y salud para las regiones Biobío y Ñuble

Los últimos resultados de la Encuesta Nacional de Salud que muestran el ascenso de la cifras de obesidad junto con el insuficiente consumo de frutas y verduras nos llevan a recordar varios aspectos que tenemos como deuda con nuestra sociedad. Por cierto, son retos que constituyen oportunidades de desarrollo orientados a garantizar la satisfacción de estas necesidades humanas básicas.
El Centro de Vida Saludable de la Universidad de Concepción considera que para el logro de mejorías en nuestra alimentación es preciso que:
1) Los consumidores tengan acceso a alimentos seguros, saludables, de alta calidad y asequibles.
2) Los desarrollo cautelen la protección el medio ambiente.
3) Las innovaciones consideren la sustentabilidad de agricultores y empresarios de alimentos que les permita seguir siendo competitivos en el mercado.
“Con la finalidad de definir prioridades, estimamos pertinente determinar a nivel de nuestras regiones y territorios cuáles son las principales barreras de acceso a una alimentación saludable”.
No obstante lo anterior, estimamos que en general resultará necesario:
• Mejorar estrategias educativas que promuevan elecciones informadas de los consumidores tales como: mayor educación en alimentación saludable incluida en los currículos de la educación formal parvularia, básica y media; educación comunitaria; educación de grupos especiales; formación permanente.
• Mejora continua de nuestras normas sanitaria de etiquetado nutricional, que consideren la seguridad de la cadena alimentaria para todos los riesgos de exposición alimentaria identificados (riesgos de enfermedades agudas y crónicas).
• Considerar la divulgación de probados beneficios alimentarios
• Desarrollar estrategias que mejoren la accesibilidad urbana a alimentos variados y saludables.
• Desarrollar modelos de negocio que mejoren la asequibilidad a alimentos variados y saludables.
• Gestionar mayor colaboración entre académicos de las áreas de la agronomíaagroindustria- ciencias sociales-ciencias de la salud y otras, con los agricultores, empresarios, productores y distribuidores de alimentos.
“Es fundamental contar con el compromiso del gobierno y autoridades regionales en general.”

Natalia Ulloa M. Directora y Equipo
Centro de Vida Saludable
Universidad de Concepción